Entrevista a Silvia G.

por | Ago 5, 2019 | Entrevistas | 0 Comentarios

  • ¿Cuáles fueron tus primeras vacaciones que recordás?. ¿Lugar?, ¿año?…

El recuerdo más lejano, en cuanto a viajes que tengo, son mis vacaciones en Cosquín, ir a las sierras de Córdoba junto a mis padres y hermanos, dormir en el vehículo, a no muchos kilómetros de mi casa. Son experiencias inolvidables, es lo que siempre vuelve a mi mente… creo que esa fue la semilla viajera que prendió fuerte. Mi papá era transportista, cargábamos todo lo que podíamos y viajábamos, en esas oportunidades nuestra vida transcurría en el camping y con las comodidades que este nos brindaba (aclaro que no eran muchas). Creo que desde ahí aprendí a adaptarme a casi todo en mis viajes, la consigna era y es disfrutar…simplemente.

  • Mencionás que te “Convertiste en Viajera” después de los 50, ¿porqué crees que se dio? ¿Antes no viajabas?

Antes de mi jubilación, no puedo explicar el motivo, yo me consideraba turista. Pasaba por los lugares, tomaba algunas fotos y listo. Viajar, viajé siempre, cerca o lejos. Lo que cambió fue mi mirada, en general lo digo, con 60 añitos encima, todo cambia.
Atrás quedó mi largo y querido paso por la docencia. Y con la “pasividad” vinieron otras necesidades. La más importante fue definir qué hacer, necesitaba algo nuevo y así nació mi blog: Letras en la Maleta. Mis libros y una valija representan una nueva forma de encarar los viajes. Otra es la mirada, otro es el objetivo. Lo que algunos tienen en la mira a los 20, a mí se me dio a los cincuenta laaargos.
Así vinieron viajes más relajados junto a mi marido (compañero de ruta por excelencia). Si bien escribo en mi blog en primera persona, por lo general, somos dos. En algunas oportunidades, algunos de mis cuatro hijos se suman al viaje. Alguna vez, lo hago sola. En otras oportunidades, con alguna pareja de amigos. Si de viajar se trata, todo vale.

  • Tenés un Blog, ¿cómo te organizas para subir la información? ¿Lo hacés vos?¿Durante los viajes tomás apuntes en un cuaderno?

¡Tema preocupante! Cuando tomé la decisión de escribir mis “experiencias de viaje”, no son más que eso, necesitaba quien hiciera todo lo que vos te imaginás. Soy cero a la izquierda, no sé nada en cuanto a edición, subir información, nada de nada. Me ayuda una de mis hijas (creo que ya la estoy cansando), si bien para ella que se dedica a la informática es poco y nada. Yo vivo intentando  aprender, por si me abandona…. En realidad, este emprendimiento se lo debo un poco a María que me alentó, que comprendió mi búsqueda. El gimnasio, los idiomas ya no eran novedad para mí, necesitaba algo nuevo.

Reconozco mis limitaciones, pero respeto mis gustos, siempre cuento lo que a mí me pasa en tal o cual lugar, escribo crónicas más que guías. No soy lo suficientemente ordenada como para hacer estas últimas. Tomo  notas, subrayo mis libros con anterioridad (si el viaje tiene que ver con alguno de ellos) y luego escribo, es bastante subjetivo lo mío.

Ah! Te cuento que no solo armo viajes a mi medida, también alguna vez lo hice para otros, disfruto hacerlo. Si pudiera volver atrás, tal vez, mi profesión tendría que ver más con el turismo, aunque reconozco que la literatura fue un gran impulso para viajar. Es una manera de conocer el mundo, por eso tengo mis libros muy presentes en cada viaje aunque no los mencione.

  • ¿Cómo planificas tus viajes? ¿Tenés una lista de pendientes? ¿Son espontáneos? ¿Depende de las ofertas aéreas?

Siempre fui una gran lectora de blogs ajenos, sigo siéndolo. Tengo mis favoritos argentinos y algunos españoles. Me ayuda toda esa información a planificar, pero no siempre respeto lo pensado con anterioridad, “solemos” (acá hablo en plural) llegar a un lugar, yendo camino hacia otro, algo nos gusta y ¡borrón y cuenta nueva!!! Así fue como no conocí Florencia por quedarme en Pisa o no llegué a recorrer Cinque Terre por quedarme en Portofino. Todo sin remordimiento de ningún tipo…

Pero quedan algunos lugares pendientes como regresar a Barcelona a visitar la “Catedral del Mar”, la conocí gracias a Falcones. Ahí quedó mi libro viajero  todo subrayado. Y otro pendiente: Estambul. Ciudad que ya “conocí” gracias a Osram Pamuck. Ya se va a dar, si no…serán otros destinos.

Hace poco pasé de la Patagonia al norte en cuestión de días. Quedé preguntándome porqué no visité antes esos lugares de mi país, son hermosísimas nuestras provincias. Tiene muchísimo para ofrecer Argentina. En este punto considero que tengo pendientes imperdonables, pero lo voy a ir subsanando de a poco.

Así se fue dando todo, sin orden ni demasiada planificación. Tomé cada oportunidad de viaje que se me presentó gracias a las ofertas de viajes que tuve que aprender a seguir y aprovechar.

Ahora, quizás, lo pienso mis viajes un poco  más. Trato de que mis fotografías sean más o menos presentables, hago muchos borradores antes de publicar, “viajo” una y otras vez a cada lugar. Primero, cuando pienso el viaje. Segundo, cuando lo hago. Tercero, cuando lo escribo, siempre, pensando en mis dos nietas, en realidad, creo que lo hago para ellas. Tal vez, algún día los lean. Llevan al viaje en sus genes y ya acompañan a sus padres  siendo muy chiquitas.

  • ¿Cómo es tu viaje ideal?

Ideal, uno ideal no existe para mí. Todos son ideales, pero en el momento de elegir prefiero el invierno o el otoño. El calor me quita energía. Tuve mi cuota de Caribe y no pienso volver. Por otra parte, me conformo con poco: hoteles económicos, pero limpios. No siempre me animo con la gastronomía local, tuve algunos “problemitas” hasta que descubrí qué comidas evitar, el famosos Síndrome del viajero más de una vez estuvo a punto de arruinar mi estadía en diferentes lugares.

Por otra parte, me adapto a mis propios vaivenes económicos. Hago cuentas, muchas. En esto sí soy muy organizada, siempre tengo presente un presupuesto.

Disfruto cada ciudad que piso y también la naturaleza. Me gustan los museos, las plazas… todo. Creo que uno, con el tiempo, va haciendo que cada viaje sea el ideal como si fuera el último.

  • ¿El destino que más te gustó?

¿Sólo uno? Roma, sin dudarlo. Estuve apenas cuatro días y me encantaría volver. Invertiría mucho tiempo recorriendo, caminando, descubriendo. Lamento no ser experta en arte, sería una manera de aprovechar un nuevo viaje a la “ciudad eterna”. Si bien mis libros hicieron que me encantara la ciudad, los blogs consultados también tuvieron mucho que ver.

Recorrí lo clásico, por cercanía el Vaticano, Coliseo y alrededores, uní caminando las plazas principales y visité varias iglesias chiquitas. Me quedó muchísimo, siempre pienso que volveré. Veremos…

  • Sobre tus gustos.

¿Música que escuchas?

Poca música, lo que venga, lo del momento, si bien mis clásicos son Serrat y/o Sabina. No tengo por costumbre disponerme a escuchar música, lo hago ocasionalmente. Admiro a aquellos que pueden ejecutar un instrumento o cantar. Hace poco, en Salta, estuve escuchando un tiempo largo un concierto de niños y adolescentes en el patio del Cabildo. Fue una experiencia hermosa.

¿El último libro que leíste?

El último que leí completo fue Autorretrato sin mí de Fernando Aramburu. Tengo siempre más de uno empezado, avanzo alternativamente. Me gusta leer crítica literaria y volver sobre lo leído: Borges y Cortázar entre los argentinos que más admiro.

Ahora, dentro de los europeos, descubrí a Fernando Aramburu, tengo empezado su  Años lentos. Y mucha literatura latinoamericana, García Márquez a la cabeza.

¿Una película?

Ninguna me cambió la vida, si bien siempre recuerdo La torre de Babel. Más bien, miro series como House of Cards, Vikingos o Fauda, intenté varias veces con La catedral del mar y no logro avanzar porque pienso en el libro y me resisto a ver  ciertas escenas que me impresionaron  mucho. Me encanta conocer otras culturas, otras realidades, ellas me ayudan. Eso me pasó con la película que mencioné.

Creo que las que muestran el Holocausto o la Segunda Guerra Mundial me las miré a todas, cuando viajé a Berlín las iba repasando con el pensamiento. Esa ciudad me marcó, no puedo creer la capacidad de superación que tienen algunos países.

¿Una frase?

“Amanece, lo cual no es poco”. Trillada, ¿verdad? Pero es una forma de encarar la vida. Se la puede leer de diferentes maneras, según la experiencia de vida que uno tenga.

  • ¿Escribís en algún medio de prensa tus relatos?

¡Esto sí que sería un sueño cumplido!!! Me encantaría hacerlo regularmente. Solo escribí dos artículos que fueron publicados por una revista virtual, Magellan. Pronto enviaré otro artículo y veremos si lo publican o no. Son participaciones voluntarias, muy cuidadas por parte de la empresa, me gustó hacerlo.

Algo más que leo son los artículos publicados en revistas o periódicos destinados a la sección turismo. A veces, cuando leo a algunos de mis blogueros favoritos pienso que me gustaría escribir como ellos y me pregunto cómo es posible que no estén en los medios, solo en redes. Ahí es cuando comprendo y asumo que lo mío es solo un sueño o una expresión de deseo: no tengo formación, contactos ni experiencia.

Completá la frase: En los próximos años…  quiero salud y trabajo para toda mi familia, mis amigos y para mí. Esto nos permitirá seguir viajando tranquilos, sin sobresaltos. Nada de devorar kilómetros, solo disfrutar del lugar donde nos toque estar.

Imprimir

Recibí las novedades GONTRAVELER en tu email

"Gracias Infinitas a @marielater por el Logo, ideas y el apoyo!"

Share This
SUSCRIBITE AL NEWSLETTER!
Recibí las novedades GONTRAVELER en tu email
Su información nunca será compartida con terceros.